En muchos oficios se confunde al auxiliar como el mejor preparado para realizar tareas profesionales con la máxima eficacia de un licenciado, pero con sueldo esclavo. Recuerdo mi experiencia en la cocina: se suponía que yo debía tener todo a punto para el cocinero experto y profesional, pero no… además de ello y la limpieza del menaje, debía preparar el primer plato o al menos dejarlo tan en su punto que prácticamente salía del fuego a la mesa. Si quedaba mal era culpa mía y si quedaba bien, los elogios eran para el cocinero.

Afortunadamente, en algunos oficios, de tanto hacer el trabajo de auxiliar se acaba ascendiendo al puesto oficial por el que damos nuestro empeño. No obstante, no se da el caso en el ámbito médico dental (afortudamente también).

Durante mi ejercicio como asistente en periodoncia, me tocó especialmente una calvinista, una profesional con alto grado de exigencia que imponía a los demás. Su castigo a mi ignorancia obvia lo hacía notar con la utilización de jergas odontológicas que solo un graduado con máster podía dominar, pero para ella, yo tenía que saberlo todo si le quería asistir.

Llegué a estudiar todos los términos, anatomía, protocolos, instrumentación quirúrgica, pero nada, yo no llegaba a satisfacer sus necesidades recurrentes en cada caso. Lo más simple era complejizado con terminologías nuevas que yo no alcanzaba  aprender. Cada vez que me tocaba asistir, sentía tanta inseguridad que cometí los errores más estúpidos e injustificables.

Nunca me había sentido tan incapaz. Estuve a punto de encerrarme en la biblioteca cual estudiante de odontología, donde luego tuve una reflexión: yo soy asistente y no quiero estudiar esta carrera, así que comencé a observar mejor a esta calvinista.

Su complejo de superioridad era proporcional a la necesidad de reconfirmación de su grandeza, así que necesitaba humillar al que ocupaba el puesto más bajo de la jerarquía empresarial de la clínica. Lo noté cuando, efectivamente, me aprendí los términos médicos, pero luego me los decía en inglés. No estaba interesada en que yo aprendiera para asistirle óptimamente como ella creía que debía hacerlo, sino que quería, a toda costa, enseñar con castigo y subrayar mi ineptitud delante del paciente.

Hasta el día que la enfrenté y le dije todo lo que pensaba: su despotismo, su falta de educación y diplomacia. Le dije que no estaba interesada en asistirle. El día más feliz de mi vida fue cuando renunció, porque el calvinista nunca es feliz con tanto perfeccionismo y búsqueda del error.

¿Cuál ha sido tu experiencia como auxiliar?

¿Crees que un auxiliar es tan valioso como el licenciado?

Entrada previaSiguiente entrada

Esta entrada tiene 2 Comentarios

2
  1. A estos calvinistas les tiene q llegar alguien que los ubique! Tienen la mente tan corta que su egocentrismo les permite ascender emocionalmente a costa de ofender a otro, esta persona tiene un
    título profesional que es inversamente proporcional al grado de madurez emocional que tiene! al final me dan hasta penita, pobres calvinistas!!!! Y tú eres un crack!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.