Gracias a la psicología pop, acuñamos como energía todo lo que nos produce una emoción. La energía es el proceso mediante el cual se produce una reacción o movimiento; sin embargo, es usada en el lenguaje metafórico como sinónimo de ímpetu, voluntad, vigor y ánimo.

Cuando alguien dice que las palabras son energía, es porque se refiere a lo que ellas pueden producir en una persona; es decir, en la emoción que puede suscitar en su receptor, dándole un toque pseudocientífico con los efectos cuánticos que puedan producir a los átomos y moléculas que constituyen nuestra materia.

La palabra está viva porque los pensamientos que la producen son cambiantes y adaptativos a las épocas, porque la especie humana está en constante estímulo a través de nuevas referencias.

El ser humano tiene la capacidad de leer más allá de las palabras y estas son capaces de sostener cualquier tipo de intención. Cuántas veces nos hablan adecuadamente y aun así nos ocasiona dolor, o cuántas veces nos hablan bonito dejándonos indefensos para demostrar que aquello encierra una violencia sutil.

Podemos juzgar dos hermanos en situación de complicidad y unión que se hablan con toda clase de improperios y una pareja desunida que se habla de manera diplomática. Si las palabras por sí solas fueran energía, ya estaríamos muertos.

Tanto el lenguaje oral como escrito puede ser un arma de doble filo que siembra motivación o bajeza, el tema radica en la intencionalidad con que se pronuncien o escriban esas palabras, y esto no es fácil de demostrar hasta que haya pasado el tiempo suficiente de reflexión para darnos cuenta de que nos violentan o construyen, nos menosprecian o edifican, nos difaman o enaltecen.

Somos capaces de leer más allá de lo explícito porque nuestra oralidad se construye también de gestos, símbolos, tonos de voz, de quién lo dice y en qué momento pronuncia sus palabras. Por eso nos cuesta reaccionar rápidamente frente a una situación de violencia sutil, porque necesitamos tiempo de análisis: “le hubiera dicho esto”, por qué no le contesté aquello” y nos quedamos en lo que pudimos decir y no dijimos… ¿a que da rabia?

Como aclaré en un principio, la energía es aquello capaz de producir una reacción o movimiento en el mundo físico y, aunque las emociones sean biológicas y se estimulen con palabras, la interpretación es un mundo rico de representaciones que muchas veces se nos escapan de las manos racionalistas.

Es por eso que muchos asiduos al pensamiento burbupéutico insisten en cuidar lo que decimos como si la palabra por sí sola se materializara, porque el universo espera que digamos lo que quiere oír y esto no es solo improcedente, sino banal, falso y sin fundamento alguno. La emoción es una reacción natural del ser humano que insistimos en privatizar para vender un diseño del decir, aunque nos alejemos del pensamiento genuino.

¿Eres hábil para contestar rápida y asertivamente?

¿Filtras tus palabras antes de decirlas?

¿Te han humillado sin poder demostrarlo?

Entrada previaSiguiente entrada

Esta entrada tiene 2 Comentarios

2
  1. Me he visto super identificada!!!
    A veces la gente te habla de forma que te violenta y te deja bloqueada y respondes lo que puedes en ese momento… y luego cuando ya estas mas tranquilo en un lugar a solas (en el coche, en la dutxa, paseando) vuelves a ese momento y de repente te encuentras respondiendo de mil formas lo que realmente te hubiera gustado decirle
    Da una rabia!!!
    Con el tiempo voy madurando y cada vez mas intento que esto no pase 😉

    1. Gracias Clau por escribirme…

      Bueno, es difícil tener la respuesta en la punta de la lengua cuando el interlocutor comunica con agenda oculta y sabe disfrazar la violencia con retórica.

      Creo que una persona en su sano juicio no anda por la vida haciendo estudios de significados de palabras que encierran otras intenciones, lo más difícil es que tenemos que lidiar en esa constante ambivalencia. ¡Es muy duro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.