Dícese de la persona que trabaja en la Burbuja, mejor conocido como terapeuta holístico, alternativo o naturista. Es el que enseña que todo es posible, el que da soluciones para temas complejos como el abandono, la enfermedad, la separación o la muerte, el que le deja la responsabilidad al cliente de cambiar la percepción, dejarse sentir y pensar que todo ocurre por una razón que está fuera de su control.

El burbupeuta es un dedicado a estudiar pompitas en la diversidad de pomperos para luego confeccionar el suyo propio. Para ello, es necesario que suspenda el pensamiento crítico, que no juzgue ninguna ley que sus oradores le soplan, ya que solo así podrá dedicarse a sus burbupias. A estas últimas las suelen llamar “terapias”, pero en realidad son un espectáculo cuyo guion está finamente estudiado por el burbupeuta para decir lo que su cliente quiere oír.

Se le dice Burbuja a todo espacio físico y humano que inspira bienestar y amor. Se suele hacer yoga, conferencias y terapias de grupos para que la gente sane su pasado, presente o futuro. Los burbupeutas suelen estar con las manos juntitas para hacer reverencia a sus visitantes, sonríen con forzada gratitud (aunque no se note) y hablan con voz suave y encantadora.

El primer paso de encantamiento es la Burbuja que invita a pasar al curioso o al desesperado. Luego están los burbupeutas que reciben y entretienen con pompitas privadas a su cliente. Cada pompero está compuesto de tóxicas saponinas digeribles en forma de burbujitas; de la misma forma son los contenidos de las terapias que hablan de la mente todopoderosa, la palabra como mensaje directo al universo, el perdón, el libre albedrío, el ego, el sentir, el dejar fluir y frases afines.

El burbupeuta utiliza el pompero como instrumento de parafernalia en su oficio, pero en realidad es un orador adiestrado en contenidos de autoayuda.

Cuando el burbupeuta se da cuenta que las pompitas se desvanecen muy rápido y ya no le hace tanta gracia seguir en el oficio, quiere decir que ha recuperado el juicio y se convierte en burbupeuta a sueldo

.

¿Conoces algún burbupeuta?

¿Cómo era su comportamiento?

Entrada previaSiguiente entrada

Esta entrada tiene 11 Comentarios

11
  1. ¡Hola!
    Me he leído el artículo del “Burbupeuta” (por cierto, me encanta la palabra) y me ha hecho reflexionar mucho, mucho.
    Me parece interesante empezar a poner un poco de pensamiento crítico en estos temas. Huir de la vanalización y la fe ciega, cuestionar la veracidad, saber y conocer dónde depositamos nuestra salud, sea mental o física.
    Gracias por hacernos pensar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.