escéptica sí, nihilista a veces

El escéptico, según el diccionario de sinónimos, es el incrédulo, el indiferente y el desconfiado; mientras que en el DRAE es la desconfianza sobre la verdad o la doctrina filosófica que niega la posibilidad de la mente de descubrir la verdad.

Curiosamente, el sinónimo de nihilismo es escepticismo, y su significado es la condición de no hacer nada en lo general, la negación de valores superiores en la filosofía y el no reconocimiento de ninguna autoridad social en lo político.

Cuando ejercí de burbupeuta, renegué de todo sentido terrenal, dándole fuerza a eventos no comprobados e inexistentes. Invertí fe ciega en mundos superiores para evadir el mundo material. No me di cuenta de ello hasta que leí la religión nihilista de Nietzche.

Para pasar al escepticismo tuve muchas reflexiones, y he aquí la piedra angular de la salida del engaño. La actitud de duda hacia lo que se me juraba como verdad suprema hizo que me planteara la veracidad de lo aparentemente cierto.

El escepticismo es una actitud científica que se basa en el pensamiento crítico para verificar y contrastar con pruebas la existencia de algo. Pero antes de ser escéptica, dejé de creer en todo y me fui a la nada. Renuncié entonces al mundo inexistente que solo constaba en mi mente y trasladé mi atención al mundo de facto. No obstante, al estudiar la carga mitológica que erige los principales motores de nuestra sociedad (economía, política y religión), me volví una escéptica con necesarias pinceladas nihilistas en mi espacio reflexivo.

Creo que es compatible el escepticismo con el nihilismo para buscar explicaciones. No son garantes de felicidad ni satisfacción, pero prefiero albergar parte de estas dos condiciones en mi pensamiento, junto con la posibilidad de ensueño y fantasía de la que también fui dotada como ser humano.

No es ilegal soñar, lo que debería ser penado es la violencia que encierra un mito para someternos como esclavos a una irrealidad absoluta sin derecho a réplica.

¿Eres de pensamiento escéptico?

¿Aunque seas de mente científica, crees en el “más allá”? 

¿En qué has dejado de creer?

Entrada previaSiguiente entrada

Esta entrada tiene 1 Comentario

1
  1. Siempre termino de leer estos artículos con una certeza; no hay blancos y negros, todo me parece más profundo. Estos textos me hacen dudar, pensar, reflexionar e incluso cambiar de opinión o modificarla,
    Siempre se aprende algo nuevo, siempre surge otro punto de vista, otro zoom, otra perspectiva, y poco a poco se abre la mente.
    ¿cómo convivir en este mundo sin ningún pensamiento crítico?
    ¿como nos podemos alejar de la ignorancia o de la inocencia y no darnos de bruces? Escepticismo, realidad, verdad, búsqueda, coherencia…
    Soñar no es ilegal, gracias a Dios…pero engañar, estafar, manipular…debería serlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.