¡Vaya,vaya! Ahora que estamos en este punto, te contaré 50 ninadas; puesto que es compatible ser pensante, reflexivo e investigador con un poco de cercanía humana a pesar de las distancias.

No es sencillo contar temas personales, pero me refugio en la escritura como un camino menos tortuoso que la oralidad no me permite. De hecho, soy más de escuchar que de hablar. Así que, sin más preámbulos, ¡allá voy!

  1. Escucho a Silvio Rodríguez desde muy jovencita.
  2. Puedo quedarme horas observando una pintura expresionista.
  3. Tengo los pies tan planos, tan planos, que mi calzado debe ser ortopédico, ergonómico y con suspensión.
  4. Cuando tengo mucho sueño, me río sola de mis diálogos mentales.
  5. Lo que más me gusta de los días lluviosos es que coincidan con mis días libres.
  6. Tengo diastemas que me hacen sisear al hablar.
  7. Cuento seriamente un suceso y la gente se ríe. Cuento un chiste y no tengo el mismo resultado.
  8. Si me bloqueo en la escritura, toco la guitarra; si el bloqueo persiste, me voy a hacer ejercicios y si no desaparece, me resguardo en el mal humor.
  9. Soy una observadora de las personas y, cuando me interesan mucho, no tengo reparo en hacerles preguntas.
  10. Mi cineasta favorito es Ingman Bergman.
  11. Retrocedo una película para recrearme en los errores de racord; por ejemplo, cuando no hay una secuencia espacial o temporal de los planos consecutivos y vemos que el personaje tiene los brazos cruzados en un encuadre y en el otro los tiene abiertos.
  12. En un día puedo escuchar Bach y pasarme a la cumbia si me va de gusto.
  13. Canto mientras cocino.
  14. Bailo sola cuando me apetece.
  15. Practico el boxeo.
  16. Como gambas con avaricia.
  17. Si lo planificado no sale como lo había previsto, me cuesta aceptarlo.
  18. Leo todos los días.
  19. Estudio anatomía como entretenimiento.
  20. No soy acumulativa; tengo lo necesario para vestir.
  21. Escribo a mano antes de pasarlo a digital; lleno las libretas hasta el final.
  22. Tengo una pequeña colección de perfumes: sándalo, mirra, azahar, rosas…
  23. Me gusta comer acompañada, pero si tengo mucha hambre me da igual.
  24. Visito todas las tiendas, aunque no compre nada, por eso tengo actualizadas en mi mente las ofertas.
  25. Cada vez que conozco una ciudad, visito su iglesia y me pongo a prueba con los nombres de los santos: la virgen del Carmen, San Antonio de Padua, San JudasTadeo, San Onofre…
  26. Leo las noticias casi todos los días.
  27. Agradezco solemnemente el silencio cuando lo necesito.
  28. Aprecio tanto a aquel que respeta mi espacio vital que puedo llegar a invadirle el suyo con un abrazo.
  29. Estoy felizmente casada.
  30. No tengo hijos.
  31. Prefiero quedar en persona que por chat.
  32. Puedo permanecer mucho tiempo en un recinto siempre y cuando haya a mi lado una ventana.
  33. Hago caminatas tres veces a la semana para pensar.
  34. Cuando veo un pajarito enjaulado, lo dejo libre.
  35. Disfruto cuando las personas me cuentan alguna anécdota y suelo preguntar por los mínimos detalles.
  36. El chocolate, mi perdición.
  37. El café, irrenunciable.
  38. Creo guiones sobre las personas que observo por la calle.
  39. Nunca salgo sin mi agenda.
  40. Si pudiera estudiar otra carrera, sería antropología social, sin duda alguna.
  41. Colecciono rotuladores de colores.
  42. Antes de escribir, limpio las ventanas, compro comida, quito el polvo de los marcos de las puertas, de los cuadros y de los rincones más absurdos hasta que no puedo posponer más y me siento a trabajar (no sin antes quitarle el polvo a las teclitas con un bastoncillo). ¡Maldita procrastinación!
  43. No me gusta viajar en avión.
  44. Mi casa, mi templo perfecto.
  45. Me cuesta reír, pero cuando lo hago no puedo parar hasta que me interrumpe el hipo.
  46. Soy monolingüe y me cuesta hablar otro idioma. Es un reto pendiente en mi lista.
  47. En diciembre me gusta hacer el pesebre y festejar las fiestas señaladas en la comodidad de mi sofá con una manta.
  48. Soy feliz cuando paseo en bicicleta.
  49. Me he sentido más extranjera en mi tierra que fuera de ella.
  50. Cuando me decepciono, no cambio de opinión.

Ahora háblame de ti, cuéntame 50 cosas…

De estas ninadas, ¿qué te llamó más la atención?

Esta entrada tiene 1 Comentario

1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.